Seleccionar página

Un desagradable inquilino

 

Ya sea porque eres fumador, porque anoche diste una fiesta o porque tras la comida del domingo que has preparado siempre hay alguien a quien le gusta fumarse un cigarro, el olor a tabaco se apodera de todos los espacio de tu hogar, impregnando de su característico y desagradable aroma toda tu ropa, tus muebles, las cortinas, etc. durante varios días.

Sobra decir que el mejor consejo que podemos darte para evitar que tu casa huela a tabaco es evitar que se fume en ella, pero como siempre hay ocasiones en las que no lo puedes o no quieres evitar, a continuación te contamos 5 trucos con los que echar a este maloliente invitado de tu hogar.

 Por cierto, nos parecía desagradable poner imágenes de ceniceros repletos de colillas y estancia llenas de humo, por lo que hemos preferido cambiarlos por imágenes inspiradoras de hogares impecables.

1. Establecer una zona de fumadores

 

Aunque ésta es más una medida preventiva que correctiva, te ayudará mucho a la hora de tener que lidiar después con el olor a tabaco en tu casa. Pide a tus invitados fumadores que  fumen en una zona determinada de tu hogar, preferiblemente junto a una ventana en una estancia cerrada de la casa. Además de evitar que el humo se extienda en mayor medida por el resto de la casa, el hecho de tener que levantarse cada vez que quieran fumar, hará que acaben fumando menos cigarros que si tuvieran un cenicero delante.

2. Vacía los ceniceros cada poco tiempo

 

Los cigarrillos siguen soltando mal olor mucho tiempo después de haberlos apagado. Por ello, cuanto más tiempo permanezcan expuestos en el cenicero, más intenso será el olor a tabaco en la estancia. Además, el cenicero se irá llenando cada vez de más y más colillas, por lo que el problema se multiplica exponencialmente. Vaciando el contenido del cenicero en una bolsa cerrada, a poder ser en un lugar bien ventilado de la casa, evitarás que el olor a tabaco resulte todavía más desagradable y dure más tiempo en el ambiente.

3. Café para combatir el olor a tabaco

 

Así es, como lo oyes. El café ayuda a neutralizar el olor del tabaco. Para ello, no tendrás más que colocar un pequeño bol con granos de café en su interior en las zona de tu casa en las que quieras acabar con el olor a tabaco. Los granos de café no conseguirán eliminar todo el olor, pero ayudan bastante. Otro remedio que ha resultado muy eficaz en esta lucha contra este mal olor consiste en sustituir los granos de café por cáscaras de naranja o limón, colocados por la casa, además, crearán un agradable y fresco aroma en las estancias.

4. Vinagre blanco

 

El vinagre es un recurso que tiene muchas aplicaciones en la limpieza de tu hogar, gracias a sus propiedades antibacterianas y antisépticas y a su capacidad para neutralizar el mal olor. Después de haber ventilado bien la estancia, coloca un cuenco con vinagre blanco en su interior y déjalo actuar durante toda la noche. Notarás que el vinagre habrá acabado con el olor a tabaco. Vuelve a ventilar un rato para reciclar el aire y listo. El vinagre es un remedio ideal, ya que es muy eficaz, muy económico y sencillo de aplicar.

5. Velas aromáticas

 

Tan sencillo como eso. Unas buenas velas aromáticas te ayudarán a combatir el mal olor del tabaco a la vez que devuelven una agradable frangancia. Hay infinidad de tipos de vela y aromas, incluso velas especialmente pensadas para combatir el olor a tabaco.

Así que, ya sabes, elige la que más te guste ¡y acaba con los malos olores!

#. ¡Consejo extra!

 

Como sabes, el olor a tabaco impregna todas las superficies de tu hogar, las cuales, además, acaban adoptando un tono amarillento debido a las sustancias que contiene el humo del cigarro. Es recomendable limpiar y frotar bien todas las superficies de tu casa para mantenerlas limpias y libres de malos olores. Si no estás con ganas de ponerte con ello o, simplemente, tienes algo mejor en lo que invertir tu tiempo libre, déjanos ayudarte. Nosotros nos encargaremos de todo y tú ¡olvídate de limpiar!