Seleccionar página

¡Evita tener que cambiar los rodapiés!

Los rodapiés son un elemento fundamental para proteger las paredes además de ayudar a rematar la decoración de tu casa. Para tener un hogar limpio hay que prestar atención a los pequeños detalles que muchas veces pasamos por alto. En este nuevo post os damos toda la información necesaria para limpiar los rodapiés correctamente. Es una limpieza sencilla pero tenemos que tener en cuenta los materiales para no dañar los rodapiés.

¡Toma nota de estos consejos para limpiar las manchas sin estropearlos!

Rodapiés de madera

Cuando limpiamos un rodapié de madera hay que tener en cuenta que es mas fácil que se estropee  o se raye que los de PVC o cerámica así que tenemos que ser más cuidadosos con los productos que usemos.

El primer paso es eliminar el polvo. Para esto podemos usar desde una aspiradora (utilizaremos el cabezal o la boquilla con cepillo) hasta una mopa o paño de microfibra.

No toda la suciedad se irá tan fácil… así que el segundo paso será humedecerla.  Para ello necesitaremos un cubo de agua con jabón o detergente para limpiar madera. La madera es un material sensible, por eso hay que intentar evitar los productos abrasivos ya que pueden dañar el rodapié. También seria conveniente evitar usar productos químicos que puedan dañar las fibras de la madera. Cuando tengamos hecha la mezcla, humedeceremos una bayeta de microfibra y la pasaremos por todo el rodapié. Ten cuidado con la pintura de la pared mientras pasas la bayeta.

Por ultimo, déjalo secar ventilando correctamente la habitación para no generar más humedad.

Rodapiés de cerámica

Este caso es todavía más fácil que el anterior aunque es verdad que las juntas nos pueden dar un poco más de trabajo.Aunque las fregonas agilizan mucho la limpieza del rodapié de cerámica seguiremos las mismas instrucciones de antes usando practicas tradicionales. Quita el polvo, pasa una bayeta humedecida con la solución jabonosa y ventila bien la habitación para que se seque.

En el caso de que las juntas estén sucias, tendrás que frotar con un cepillo de dientes humedecido. Es importante que mojes el cepillo con la misma solución jabonosa que has utilizado antes por lo que es recomendable usar guantes para proteger tus manos. Si no tienes un cepillo de dientes viejo, en muchos comercios de productos de limpieza podrás encontrar cepillos de púas suaves que se usan específicamente para estos casos.

Una vez hayas frotado solo tendrás que pasar un trapo limpio por las juntas.

¡Consejo extra!

Este caso es todavía más fácil que el anterior aunque es verdad que las juntas nos pueden dar un poco más de trabajo.Aunque las fregonas agilizan mucho la limpieza del rodapié de cerámica seguiremos las mismas instrucciones de antes usando practicas tradicionales. Quita el polvo, pasa una bayeta humedecida con la solución jabonosa y ventila bien la habitación para que se seque.

En el caso de que las juntas estén sucias, tendrás que frotar con un cepillo de dientes humedecido. Es importante que mojes el cepillo con la misma solución jabonosa que has utilizado antes por lo que es recomendable usar guantes para proteger tus manos. Si no tienes un cepillo de dientes viejo, en muchos comercios de productos de limpieza podrás encontrar cepillos de púas suaves que se usan específicamente para estos casos.

Una vez hayas frotado solo tendrás que pasar un trapo limpio por las juntas.

Sabemos que mantener todo tu hogar impecable requiere mucho tiempo y esfuerzo. Si quieres que nos ocupemos nosotros, puedes reservar la limpieza de tu hogar desde aquí y tú…
¡disfruta de tu tiempo libre!